Pedro Rocha nunca va a olvidar el instante en que agarró la pelota a la salida del área grande del Campeón del Siglo y metió un golazo en la semifinal CONMEBOL Sudamericana. Athletico Paranaense sacó un resultadazo, en la ida, en Montevideo, con la cancha casi repleta de fanáticos del carbonero. Un primer paso tremendo.

A David Terans se le llenó la cara de tristeza. Iban apenas dos minutos de juego y le metió una chilena a su ex equipo. Paranaense abrió el partido con una magia. En manos de su extremo izquierdo, surgido en las tierras de Montevideo y con los colores del carbonero.

Peñarol no se escondió. De la mano de las guapeadas de Agustín Cannobio, desequilibró por el costado derecho, obligando a Paranaense para recostarse en su propio arco. Un error y una búsqueda hizo que los uruguayos lo igualaran. De la mano de Agustín Álvarez Martínez, convirtieron el empate.

Lo sostuvieron desde el juego. Pero Paranaense estaba firma. Sabiendo cuándo y cómo golpear. Sin dejar que le penetre ningún golpe. La diferencia la hizo Pedro Rocha, en un encuentro igualado. Un golazo para dar un primer paso muy fuerte.