Hay que saber pegarle tan bien a la pelota. No es un ejercicio solamente del pie. El arte está en los ojos. En poder ubicar ese espacio que queda entre Fatura Broun y el arco. Una rendija. Levantar la cabeza. Cuando las papas queman. Lanzar. Delicadamente. Y hacer el gol para pasar la serie.

Arthur metió 4 de los 5 gritos para que Bragantino accediera a la semifinal de CONMEBOL Sudamericana. Su zurda es mágica. Cerró el telón del partido de vuelta con un golazo que dijo algo como, bueno, Rosario Central, jugaste muy bien, pero hasta acá llegó esta historia. La jerarquía vale más que cualquier otra cosa, a veces.

Bragantino no hizo un gran partido de vuelta. Fue superado por Rosario Central. El esquema de 4-3-1-2 del conjunto del Kily González complicó muchísimo a los brasileños. La posición de Emiliano Vecchio incomodó. Lógicamente, uno empujó al otro producto de cómo estaba la balanza de los resultados. El 4-3 en el Gigante de Arroyito era un mérito impresionante de los vencedores.

Artur jugó diez partidos por Red Bull Bragantino en CONMEBOL Sudamericana. Dos fueron los cuartos frente a Rosario Central. En esos dos partidos, anotó 80% de sus goles en el torneo (4 de 5) y realizó 38% de sus remates totales (10 de 26). Una jerarquía importantísima para poder sostener a un conjunto como Bragantino que disputa su primera CONMEBOL Sudamericana y realiza historia,